ejemplos de casos resueltos y ganados en derecho penal

Buscamos de manera eficaz y pragmática el mejor resultado para nuestros clientes.


Éxito en derecho penal, puede significar libre absolución tras el juicio, obtención de la libertad provisional con o sin fianza antes de juicio, sobreseimiento (archivo) de la causa durante el tramite de investigación, las mejores negociaciones con el Ministerio Fiscal, obtención de nulidades del procedimiento etc…

Les presentamos a continuación un breve listado de nuestros últimos casos de éxito:

En el presente procedimiento se juzgaba a un grupo criminal dedicado a la elaboración de tarjetas de crédito falsas y su posterior uso y venta ilícita.

El delito es particularmente delicado puesto que nuestro Código Penal asimila la falsificación de tarjetas de crédito a la falsificación de moneda como si de billetes se tratara. Las penas pueden superar los diez años de prisión.

El caso se presentaba realmente difícil para nuestro cliente puesto que la Fiscalía solicitaba para él una pena de 6 años de prisión por el delito de falsificación de moneda, 3 años por organización criminal y 2 años por estafa (el empleo de un medio electrónico como es una tarjeta de crédito tipifica además de la falsificación el delito de estafa).

El riesgo de entrada era elevadísimo y un verdadero drama para nuestro cliente puesto que desde que cometió el delito a una edad muy joven, se apartó por completo del mundo criminal, llevando una vida totalmente ordenada, llegando incluso a estudiar una carrera universitaria.

El resultado no pudo ser mejor. Fue condenado a 2 años y 10 meses de prisión (2 años por el delito de falsificación, 5 meses por organización criminal y 5 meses por estafa).

Pero el problema no estaba resuelto. En efecto, cuando se cometió el delito, el Código Penal en vigor exigía para obtener la suspensión de condena que la pena no superase los dos años de prisión. En principio en nuestro caso, la pena de dos años y medio suponía entrar en prisión.

Encontramos una solución: durante la fase de ejecutoria solicitamos que nos aplicaran la nueva normativa correspondiente a la última reforma del Código Penal de 2015. Aunque la norma es posterior a la comisión del delito, pudimos solicitar su aplicación pese al principio de no retroactividad de las normas puesto que beneficia al reo (es una excepción).

Y la nueva norma dispone lo siguiente: se podrá obtener de forma excepcional la suspensión de la condena en caso de superar los mismos 2 años si ningún delito supera los dos años. En nuestro caso, aunque la condena superaba los dos años, ninguno de los tres delitos superaba ese umbral de forma independiente.

Obtuvimos la suspensión de condena, y nuestro cliente no tuvo que ingresar en prisión.

CHABANEIX ABOGADOS se persona en el Caso “HOSPITAL GENERAL DE VALENCIA”.
Se trata de un amplísimo operativo de desviación de fondos públicos a múltiples empresas relacionadas con el sector sanitario en la provincia de Valencia.

Agentes de la UDEF registraron la sede de la Conselleria de Sanitat y el Hospital General de Valencia durante siete horas así como las sedes de varias empresas suministradoras de este departamento y de ese hospital. En esa misma operación se ha detenido, entre otros, al sobrino del exconseller encarcelado Rafael Blasco, Sergio Blasco.

Seguiremos informando.

Chabaneix Abogados Penalistas, se persona en la Operación FENIX.

Se trata de la operación contra Mario CONDE y su entorno a raíz de una querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción por delitos de blanqueo de capitales, asociación criminal, insolvencia punible (frustración de la ejecución de sentencias) y delitos contra la Hacienda Pública.

El procedimiento está siendo cursado por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional.

Nuestro defendido está investigado por haber participado supuestamente en el funcionamiento de la estructura empresarial de Mario Conde y de su entorno, la cual supuestamente servía para eludir el pago de la responsabilidad civil impuesta en el caso Banesto hace más de 20 años, eludir el pago de impuestos y blanquear capitales en el extranjero (Luxemburgo, Suiza, Dubai etc…).

En este procedimiento, nuestro cliente se enfrentaba a una pena de cinco años por pertenecer a un organización criminal dedicada al robo de perros galgos de competición, los cuales son altamente cotizados y con un valor de mercado de varios miles de euros cada uno.

El procedimiento duró años y constaba de más de 6.000 folios.

Finalmente, nuestro cliente no fue condenado a prisión sino a una medida de seguridad consistente en realizar un tratamiento médico durante seis meses.

En este caso, nuestro cliente es un joven madrileño que fue detenido en un operativo policial llevado a cabo en la ciudad de Leganés. En dicho operativo se incautó un alijo de droga variada (hachís, cocaína, marihuana y pastillas) junto con útiles destinados a la venta de la misma y dinero en billete fraccionado, en la vivienda donde estaba residiendo ilegalmente nuestro cliente.

A priori, los delitos de tráfico de drogas y de usurpación de bien inmueble estaban cometidos y parecía inevitable una condena de prisión para nuestro cliente. Pero no conformes con ello, decidimos centrar la línea de defensa en un minucioso análisis del procedimiento, en virtud del cual se hallaron defectos formales que conllevaban la lesión de los derechos fundamentales de nuestro cliente.

En concreto, detectamos dos errores procesales: por un lado, la entrada y registro en la vivienda se produjo sin que concurriera ninguno de los supuestos legales que la pueden fundamentar y por otro lado, se había roto la cadena de custodia de la droga por más de doce horas.

Por todo ello, en base a nuestra solicitud de sobreseimiento, se logró el archivo de la causa.

El presente caso es uno de los más delicados a los que se tiene que enfrentar nuestro despacho.

Se trata del atroz asesinato de un joven de 28 años, con el agravante de que su supuesto autor hizo desaparecer el cuerpo con la ayuda de otros detenidos, descuartizándolo y quemándolo.

CHABANEIX ABOGADOS ejerce la acusación particular en representación de la familia que ha  sido destrozada por el hecho.

En el presente caso se juzgaba a unos ciudadanos holandeses los cuales habían creado una plantación de marihuana en un chalet de Benidorm con medios casi industriales. Se les acusaba de delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

La pena inicial superaba los dos años de prisión lo cual suponía entrada en prisión.

Llegamos a un acuerdo con la Fiscalía. La pena final fue de 7 meses de prisión y fue suspendida no teniendo nuestro cliente que entrar en prisión.

En este caso se juzgaba a nuestro cliente por una gravísima pelea durante la cual agredió con una botella a la víctima, causándole gravísimas heridas y cicatrices en el rostro y el cráneo.

Tal fue la agresión que el Ministerio Fiscal solicitó una pena de 4 años de prisión para nuestro cliente.

Al final, llegamos a un acuerdo. La pena fue de 1 año y seis meses evitando así una posible pena de más de 2 años y un ingreso en prisión. La pena fue suspendida.

En el presente caso nuestro cliente había sido responsable de un gravísimo accidente de tráfico con resultado de lesiones graves.
No se trataba de un caso de alcohol o drogas, sino de un señor mayor que iba a velocidad excesiva y se durmió al volante. Además, tras el accidente huyó del lugar, motivo por el cual le imputaron un delito de omisión del deber de socorro.
La acusación particular solicitaba para nuestro defendido la pena de 4 años de prisión.
Al final tras el Juicio, fue condenado en sentencia a solo tres meses de prisión que fueron suspendidos.

Este ha sido uno de los últimos casos de crimen más relevantes de Alicante. Se acusaba a dos jóvenes franceses de haber matado a golpes a una prostituta. La Fiscalía pedía para ambos una pena de 15 años de prisión.

En el presente caso, nuestro defendido se enfrentaba a esta pena por homicidio ante un Jurado popular, pese a no haber participado en un crimen cometido por el otro imputado.

En el juicio se demostró que nuestro defendido había acudido a posteriori al lugar donde se había producido el homicidio y donde se encontraba el cuerpo. Su única participación fue sacar el cuerpo y limpiar la escena del crimen.

Por este motivo no fue condenado por homicidio sino por encubrimiento y pudo ser puesto en libertad.

Este caso también se presentaba especialmente delicado. Durante un reyerta, dos bandas rivales ajustaron cuentas y nuestro defendido disparó con arma de fuego a un oponente.

Fue herido de gravedad en el hombro no muy lejos del pecho, por lo que la acusación particular, al entender que hubo un riesgo para la vida de la víctima, solicitaba una condena de 8 años de prisión por tentativa de homicidio.

Demostramos que pese a la herida, no había riesgo de que la victima perdiese la vida.

Al final el resultado obtenido fue una condena por lesiones agravadas y nuestro defendido fue condenado a la pena de 1 año y seis meses de prisión.

Al ser su primera condena y ser inferior a 24 meses, no ingresó en prisión.

Chabaneix Abogados se persona en la “Operación Pólvora”, una amplia operación policial contra el fraude en operaciones de importaciones masivas de contenedores desde China.

El procedimiento, especialmente complejo, persigue delitos de blanqueo de dinero, grupo criminal, delito contra la Aduana y la Hacienda Europea, falsedades en documentos mercantiles, etc.

En la actualidad, tras las detenciones practicadas, nuestro cliente se encuentra en libertad provisional.

La operación SPES NOSTRA fue una de las mayores incautaciones de cocaína por vía marítima. Se decomisaron mas de 3.500 kilos de la sustancia mencionada en Denia.

En el año 2010, nuestro despacho se personó en dicho procedimiento para ejercer la defensa de uno de los tripulantes de origen francés que se encontraba a bordo de la embarcación con rumbo a Venezuela.

Tras el acto del juicio oral, nuestro defendido fue absuelto.

En dicha embarcación se encontraba otro ciudadano francés, quien no puedo ser juzgado por encontrarse pagando una pena de prision en Francia de 17 años por asaltos a furgones blindados.

Aun así seguía imputado y a la espera de juicio.

El primer problema en este asunto, es que al estar preso en Francia, el procedimiento español no podía avanzar hasta que nuestro cliente no cumpliera la totalidad de la pena impuesta en Francia, lo cual era inaceptable.

Pusimos en marcha mecanismos de cooperación judicial europea para que pese a la detención en Francia se pudiera desbloquear el procedimiento en España.

Conseguido este primer paso, presentamos una petición de sobreseímiento, que fue aceptada. Supuso la libertad de nuestro defendido y el archivo del procedimiento en España sin tener que ir hasta juicio y obtener su libre absolución.

Este procedimiento tuvo su origen en un espectacular atraco ocurrido en las afueras de París, en la ciudad de Orleans.

A la salida de los almacenes de Christian Dior, se sustrae a punta de Kalashnikov, un camión pesado lleno de perfumes y productos de cosmética de la prestigiosa marca. El valor de la mercancía superaba el millón de euros.

Nuestro defendido fue interceptado cerca de ORGAZ (Provincia de Toledo) cuando conducía un camión con toda la mercancía robada en Francia.

Asi mismo, fue encontrado en el interior del camión un fusil de asalto tipo Kalashnikov.

Por si fuera poco, el conductor trató de huir y se enfrentó a los agentes de la autoridad en su huida.

El caso se presentaba realmente difícil puesto que las sumas de las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal superaban los 15 años de prision. Solo el depósito de armas de guerra, la Kalashnikov, podía acarrearle una pena de prisión de hasta 10 años y de 4 como mínimo.

Al final, nuestro defendido solo fue condenado por el total de todos los delitos a la pena de 3 años de prisión.

Este procedimiento, tiene como origen un trágico suceso acaecido el día de reyes del año 2015.

Falleció el conductor de una grúa cuando chocó contra el vehículo de unos jóvenes de salían de una fiesta ilegal.

El conductor del vehículo contrario, nuestro cliente, fue detenido y encarcelado en la cárcel de Picassent por delito de homicidio imprudente contra el conductor de la grúa.

Tras una larga batalla, conseguimos sacarlo de prisión bajo fianza.

Lo curioso del procedimiento, es que tras leer los testimonios de los testigos presentes, y los informes de la Guardia Civil vimos que claramente el error de conducción causante de del accidente no era imputable a nuestro cliente sino al conductor de la grúa.

Otro problema, es que nuestro defendido dio positivo a las pruebas de drogas. Entre este hecho y que eran unos jóvenes que salian de una fiesta ilegal, el caso se presentaba realmente complicado.

Pudimos demostrar que no solo el error en la conducción no era imputable a nuestro defendido, sino que las trazas de drogas encontradas correspondian al dia anterior al accidente y con informes forenses que estas trazas de droga no habian tenido efecto sobre la conducción de nuestro defendido, el cual según todos los testigos iba a velocidad adecuada y conducción correcta.

Tras varios meses de lucha, el procedimiento fue archivado para nuestro defendido no teniendo que comparecer a juicio por homicidio involuntario.

Nuestro cliente, era conocido por los servicios de policía de Madrid por dedicarse al tráfico de estupefacientes en discotecas de la ciudad.

Anteriormente había sido detenido por el mismo motivo pero nuestro despacho consiguió que se archivara el procedimiento.

Esta segunda ocasión se presentaba más complicada. A la salida de la discoteca, le fueron incautados varios gramos de cocaína, pastillas de MDMA y botes de GHB cuando supuestamente se disponía a venderlos a una persona.

La pena solicitada por el Ministerio fiscal era de 4 años y 6 meses de prisión, y puesto que se trataba de un delito flagrante con la agravante de venta en lugar público, suponía una entrada en prisión casi segura.

Obtuvimos una pena de prisión de 1 año y 6 meses de prisión, que al ser su primera condena firme y al ser inferior a 2 años, nos permitió solicitar la suspensión de la misma y evitar la entrada en prisión.

Nuestro defendido fue detenido en Andorra en posesión de un cargamento de tabaco sin declarar. Así mismo, había modificado la matricula de su vehículo para evitar que lo identificaran a bordo de su vehículo.

La pena solicitada era de dos años de prisión. Obtuvimos en un primer tiempo la pena mínima, 6 meses de prisión.

A posteriori, al no superar su pena los seis meses, y en virtud de la normativa vigente, solicitamos que dicha pena fuera transformada íntegra en pena de multa.

Y finalmente lo conseguimos pues el caso se resolvió con el pago de una multa de 2.700 euros sin ningún tipo de pena de prisión.

Los agentes del SEPRONA habían detectado en los campos de nuestro defendido un cultivo de marihuana.

La cantidad incautada sobrepasaba los 10 kilos, con lo cual, se entiende por notoria.

La pena mínima para este delito son 3 años de prisión, que al superar los dos años supone un ingreso en prisión.

El Ministerio Fiscal solicitó la pena de 4 años de prision.

Al final, obtuvimos que fuera condenado a la pena de 1 año evitando así el ingreso en prisión.

Durante una grave reyerta, nuestro cliente apuñalo a uno de sus agresores.
Las lesiones se habían provocado mediante objeto contundente. Eran graves, en la zona del rostro y cuello, cerca las arterias.

LaFiscalía pedía para nuestro defendido una pena de prisión de 5 años, la cual habría supuesto un ingreso en prisión por superar los 24 meses.

Al final, obtuvimos una pena de un año de prisión y responsabilidad civil.

La pena quedó suspendida y nuestro defendido no tuvo que entrar en prisión.

En el presente caso, nuestro defendido se enfrentaba a un duro problema: su inminente entrada en prisión para cumplimiento de condena.

Nuestro defendido fue condenado a la pena de prisión de 1 año y 9 meses por un delito de falsedad en documento. Al ser su primera pena, y al ser inferior a 24 meses, se decretó la suspensión de la misma. No debía delinquir durante un plazo de 2 años.

El problema llegó cuando nuestro defendido cometió un nuevo delito durante este plazo y el Juzgado decidió revocar el beneficio de la suspensión de la primera pena, decretando su ingreso en prisión inmediato.

Lo primero que hizo nuestro despacho fue bloquear el ingreso en prisión mediante la presentación de una petición de indulto. Presentamos copia del mismo ante el Juzgado de lo Penal a cargo de la ejecutoria solicitando la suspensión del ingreso en prisión hasta la resolución del indulto.

Esto nos permitió, en un primer momento, paralizar el ingreso en prisión de nuestro cliente y ganar tiempo para estudiar correctamente el procedimiento y buscar una solución a su situación.

Tras el estudio del expediente, dibujamos la siguiente estrategia. Nuestro clienta había sido condenado por el antiguo Código Penal. Bajo esta norma, quien tenía la condena suspendida y volvía a delinquir perdía el beneficio de la suspensión y debía cumplir la pena de prisión impuesta.

Solicitamos que se le aplicara el nuevo Código Penal entrado en vigor en julio de 2015. El nuevo Código contempla la posibilidad que se mantenga una suspensión de condena incluso con la comisión de un nuevo delito durante el plazo de suspensión, analizando caso por caso y en función de la gravedad del nuevo delito. En nuestro caso, el nuevo delito no tenía nada que ver con el primero. En general, cuando una norma es posterior a la comisión del delito, no se puede pedir su aplicación en virtud del principio de no retroactividad de las leyes. Pero este principio tiene una excepción: cuando la norma es posterior pero beneficia al condenado, este puede pedir su aplicación como fue aquí el caso.

Al final, el Juzgado mantuvo la suspensión de nuestro defendido y no tuvo que entrar en prisión.

Nuestro defendido estaba investigado por su supuesta participación en una red dedicada al tráfico de estupefacientes. La operación policial culminó con la detención de varias personas y la incautación de una alijo de más de 1.400 kilos de cocaína, así como de varios vehículos y dinero.

Tras la lectura del procedimiento, detectamos que las acusaciones que pesaban sobre nuestro defendido eran meras conjeturas y se basaban sobre todo en la presencia de nuestro defendido junto a otros investigados, objeto de seguimiento por parte de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado.

Ante la existencia de un mero indicio de acompañamiento, solicitamos el sobreseimiento y archivo de la causa, lo cual fue acordado.

Nuestro cliente era conocido por la Justicia por haber sido condenado con anterioridad en varias ocasiones.

En este último caso, se enfrentaba a una pena de prisión de 5 años solicitada por el Ministerio Fiscal por varios delitos, entre los cuales, dos agresiones violentas a agentes de la autoridad con resultado de lesiones para ambos.

Debido a la gravedad del delito y a las múltiples condenas anteriores, el riesgo de entrada en prisión era muy alto.

Tras el acto de juicio oral, de los 5 años solicitados por la fiscalia, obtuvimos una pena de 9 meses prisión, la cual quedó en suspensión. Nuestro defendido pudo evitar una entrada en prisión casi segura.

Nuestros clientes habían sido interceptados a la frontera con Francia en Irun, cuando se disponían a transportar una cantidad de heroína para su posterior reventa.

Si bien, uno de los imputados no tenia antecedentes por hechos similares, el otro había sido condenado por los mismos hechos en Francia y había cumplido por ello una pena de prisión.

Esta dato estaba en poder de la Audiencia Provincial de San Sebastián y complicaba enormemente su defensa.

La Fiscalía solicitaba una pena de 3 años y 9 meses de prisión más pena de multa por el delito cometido.

Al final conseguimos una pena que quedó suspendida. Nuestros clientes llegaron esposados al Palacio de Justicia de San Sebastián. Por la tarde eran puestos en libertad.

Este caso se perfilaba como especialmente complicado debido a la gravedad del delito al cual se enfrentaban nuestros clientes.

El 20 de junio de 2014, fue descubierto en un camino rural el cadáver de un joven varón de nacionalidad colombiana acribillado por varios disparos de arma de fuego.

Las investigaciones policiales dedujeron que el móvil del crimen había sido un ajuste de cuentas relacionado por el tráfico de drogas.

La investigación se centró en tres súbditos franceses, los cuales tras una operación internacional fueron detenidos en Francia para ser entregados a España.

Nuestro despacho fue elegido para llevar la defensa de dos de ellos.

La policía los consideraba como principales sospechosos del crimen y la fFiscalía solicitó su ingreso en prisión.

Nos personamos, estudiamos el procedimiento y solicitamos una declaración ante el Juez Instructor para esclarecer los hechos.

Acto seguido, solicitamos la libertad provisional inmediata de nuestros clientes, la cual fue finalmente concedida a nuestros defendidos.

Nuestro cliente, un joven belga, con antecedentes psiquiátricos por esquizofrenia, decidió viajar a España en contra de las advertencias de sus médicos, aprovechando para dejar de tomar su medicación.

Al ser controlado en la calle por agentes de la autoridad sufrió un brote psicótico y agredió violentamente a dos agentes policía causándoles lesiones.

La familia del joven, desesperada, tras pasar este seis meses en prisión preventiva en el Centro Penitenciario de Soto del Real, se puso en contacto con nuestro despacho para solventar la situación.

La batalla fue ardua puesto que si el juez y el fiscal estaban dispuestos a reconocer la grave patología de nuestro cliente, querían que este fuera internado en centro penitenciario psiquiátrico español por una duración de entre dos a seis años. Si bien jurídicamente estos internamientos no se consideran prisión, en la práctica son mucho peores que las propias prisiones.

Al final conseguimos en ejecutoria, pese al criterio inicial del juez y del fiscal, que fuera puesto en libertad, con suspensión de condena. Pudo regresar a su pais, estar cerca de su familia y retomar el tratamiento.

Nuestra defendida había sido condenada anteriormente a este caso en tres ocasiones por delitos continuados de estafa.

La situación era muy delicada. Además de ser acusada por el Ministerio Fiscal, se personó un abogado como acusación particular en nombre de una de las perjudicadas.

En un primer momento, el Ministerio Fiscal al tratarse de un delito continuado y siendo la imputada multirreincidente, no quiso bajar la pena por debajo de los dos años y un día.

Esto suponía un cumplimiento de la pena en prisión sin posibilidad de suspensión.

Pero lo más delicado fue la postura de la acusación particular, que no estaba dispuesta a rebajar sus pretensiones.

Al final obtuvimos una pena de 9 meses de prisión para nuestra clienta y una rebaja considerable de las multas e indemnizaciones a los perjudicados.

Con este resultado y por ser la pena impuesta inferior a un año, estamos en actualidad solicitando que se transforme esa pena de prisión en pena de multa tal y como lo permitía el Código Penal en su redacción anterior a 2015.

Gracias a ello, nuestra defendida no tendrá que cumplir prisión por esta condena.

En esta caso, nuestro despacho intervino como acusación particular.

Nuestro cliente había sido estafado por uno de sus socios. Aportó una cantidad importante de dinero con el fin de adquirir en Alemania vehículos de alta gama, supuestamente de la marca Bentley. Su socio tenía que realizar las gestiones para localizar los vehículos y revenderlos con beneficio en España.

Pero no fue así, el socio acabo quedándose con el dinero. El negocio era un engaño. Nuestro cliente trato de recuperar por todos los medios posibles su dinero sin éxito hasta que acudió a nuestro despacho.

Le aconsejamos interponer una querella criminal contra su socio la cual fue admitida a trámite.

A partir de este momento las cosas cambiaron, el socio se puso en contacto con nosotros a través de su abogado y llegamos a un acuerdo por el cual nuestro cliente, tras casi dos años, pudo recuperar sus dinero.

Este caso se presentaba como realmente difícil para nuestro despacho. Nuestro cliente estaba en prisión provisional en Madrid, y se enfrentaba a una petición de prisión por parte de la Fiscalía de 19 años de prisión, 15 por delito contra la salud pública y 4 por blanqueo de capitales.

Además de ser multirreincidente (había sido condenado en dos ocasiones por tráfico de drogas en el sur de España), su avanzada edad y los casi 19 años requeridos, prácticamente suponía una sentencia de muerte en prisión.
Tras un arduo trabajo en fase de instrucción donde fueron levantadas varias nulidades fundamentales, nuestro despacho profesional consiguió para nuestro defendido la pena de 3 años y un mes (2 años y 3 meses por el trafico de drogas y 8 meses por el blanqueo).

La Operación Parraka es una sonada operación dirigida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que tras una larga investigación en distintas Comunidades Autónomas, culminó con la incautacion de más de 1500 kilos de cocaína. Obtuvimos recientemente la libertad provisional de dos de nuestros clientes imputados de manera directa en el procedimiento.

En este caso se acusa a nuestro defendido de formar parte de una red dedicada al narcotráfico por medio de helicópteros en el sur de España. Tras meses de lucha obtuvimos su libertad provisional.

Cuéntenos brevemente su caso sin compromiso



He leído y acepto las condiciones legales